Conversaciones en torno a la Educación I

Una mañana con Margrit Speck

El Sauce

Temprano, en una fría y cotidiana mañana de un martes cualquiera de marzo, tuvimos la oportunidad de conversar con Margrit Speck, terapeuta, educadora y fundadora del Colegio El Sauce. Esa mañana común se transformó en una velada única para disfrutar del conocimiento de Margrit en lo que nos interesa: nuestros niños y su educación.

La conversación fluye de manera natural y espontánea. Margrit habla con la seguridad y la convicción de quien conoce muy bien el tema, pero sobre todo con pasión y sensibilidad al hablar de los niños.

La educación actual.

Comenzamos hablando de la rigidez que impone el curriculum educativo en nuestros países, donde la gran cantidad de contenidos y los controles exagerados, obliga a los maestros a cumplir con los programas, a hablar en un lenguaje que los niños no entienden y a enseñar de acuerdo a un programa que no toma en cuenta el aprendizaje. Una educación estática y pasiva, aburrida para nuestros niños, que no distingue las preferencias propias de las lateralidades, es decir un trato único para niños que usan mas su lado izquierdo del cerebro (lógica, secuencia, análisis) o para los que usan mas su lado derecho (sensaciones, sentimientos, creatividad).

Esta rigidez, dice Margrit, “provoca una desconexión de lo que se trata de enseñar con lo que realmente aprenden los niños. Los confronta con lo que no les interesa, desconectado de su rico mundo interior. Esto puede generar dos situaciones: un grupo de niños que se entrega, se adaptan y se vuelven autómatas alienados al modelo, no tienen tiempo para conectarse con ellos mismos; y otro grupo que se resiste, se refugian en su mundo interno. La masividad le gana a la individualidad”.

El Modelo

Es así que Margrit nos cuenta como nace el Colegio El Sauce, con una propuesta innovadora hace 30 años y mas vigente que nunca, donde el movimiento y los estímulos adecuados generan la atención y la conexión con los niños. Un modelo que combina el curriculum con lo que mueve a cada individuo, se genera la resonancia entre enseñanza y aprendizaje.

“El Estimulo es lo que lo motiva a uno y sin motivación uno deja de ser. El sistema tradicional no le permite escoger, es autoritario. El niño deja de entender que tiene la facultad de escoger. El modelo del colegio esta ideado para permitirle al niño desarrollarse, convertirse en, transformarse, todo un proceso en el cual van desarrollando su potencial”.

Si no hay el espacio para desarrollar su propio potencial, los niños se van alienando. No pierden facultades, pero si no se les permite desarrollarlas, si pierden el uso de esas facultades. La falta de espacio hace que los niños se pierdan de si mismos. El aprendizaje viene del ejercicio de sus facultades y nosotros debemos proporcionar esos espacios.

“El problema hoy en día es que si el niño no da las respuestas correctas, está equivocado, y eso se castiga. Entonces prefieren no responder. Se estigmatiza al que se equivoca, no hay espacio para el fracaso”. Lo grave de esta actitud es que sin fracaso no hay progreso. De las equivocaciones se aprende, uno busca alternativas, trata varios caminos.

“Siempre les he dicho a mis maestros que aprovechen el hecho de que el idioma castellano tiene el verbo estar. Hay estados por los que pasa un estudiante,  y de esos estados dependen sus respuestas, es decir que pueden decir o hacer tonteras, (por lo que pueden pasar por diferentes estados), pero eso no significa que sean limitados, que sean tontos o que sean agresivos porque en algún momento reaccionen agresivamente. No acusemos a los niños de cosas que no pueden controlar. Si un estudiante pierde la conexión y esto se convierte en habito, el niño se adentra en su mundo interno y esto no significa que tenga un problema de atención, sino que se les esta obligando a poner su atención en algo que no les interesa. Para lograr la atención en temas específicos existen recursos, como por ejemplo el de las inteligencias múltiples, que se basa en el hecho de que la inteligencia no solo se manifiesta a través de la lectura, escritura y matemáticas, sino que se manifiesta en algunos otros ámbitos a través del desarrollo de las inclinaciones naturales del niño, como por ejemplo la entrada a las matemáticas a través de la música.

Si los niños pueden escoger a través de seis posibilidades distintas, se les puede llevar a entender otros temas por medio de algo que resuena con ellos”.

“Necesitamos una educación centrada en los niños, que busque la manera de llegar a cada uno de ellos, con su forma de aprender (lateralidad izquierda o derecha), algunos son visuales, otros son auditivos, analíticos, una gama no ilimitada de estilos. El profesor que los acompaña y los guía en ese aprendizaje necesita mas inventiva, mas dedicación, mas recursos para entregar las herramientas que necesita el niño como individuo para surgir por si mismo”.

“Se necesita ese empeño por parte de los educadores para entender esas individualidades, mas inventiva para combinar el curriculum tradicional con este esfuerzo de individualización”.

Con esta individualización el niño va descubriendo y esto solo es posible en libertad. Los niños pequeños aprenden a través del tacto y del movimiento. Así se va armando el modelo, complementando el curriculum con otros métodos de aprendizaje que le permitirán a nuestros niños descubrir, equivocarse, volver a intentar y aprender.

Una escuela que ofrezca a los niños una amplia gama de posibilidades entre las cuales escoger según su propia inclinación, como se sugiere en la teoría de Inteligencias múltiples, los puede llevar a encontrar su pasión. Lo anterior, difícilmente se podrá conseguir dentro de un aula de corte tradicional a menos que exista una vocación , es decir un impulso interno muy fuerte y marcado que se sienta como una misión a cumplir.

Y aún en estos casos por lo general, se considera que el conocimiento académico es mas importante.

La conversación continúa, fluye fácilmente y vamos entendiendo el sentido de muchas de las actividades que se dan en el Colegio El Sauce. Margrit no se cansa, nos hace referencia a libros que sustentan lo que hablamos y a experiencias que validan el modelo. En la próxima entrega les contamos sobre el concepto de movimiento y aprendizaje que Margrit nos explica detalladamente y nos muestra como se desarrolla en el colegio.

Nuestra Responsabilidad

IMG_2165

En una época en que niños y jóvenes parecen caminar sin un norte, sin rumbo cierto, en un afán de vivir el momento al vaivén de la corriente, el papel de los padres se vuelve fundamental.

Educar, sin duda, es un arte, requiere metas claras, constancia, paciencia, firmeza, conocimiento de cada hijo, y mucho amor. No es fácil, y menos aún en el momento que estamos viviendo, en el que hay tanta desorientación y muchos peligros.

La meta es formar personas íntegras, capaces de auto realizarse y de contribuir positivamente a la sociedad.

Asumir con responsabilidad la educación y formación de los hijos resulta indispensable para lograr una sociedad con valores.

Cuántas veces queremos delegar esa responsabilidad a otros y dejamos que sean los amigos, el colegio, los medios de comunicación….quienes los “guíen”. Qué es lo que nos impide actuar como padres, dar amor y a la vez establecer reglas claras?

Los hijos necesitan límites, necesitan un norte, necesitan el ejemplo de sus padres!

Qué importante es asumir y valorar la maravillosa y trascendente misión que tenemos los padres al formar una familia. Los hijos serán más tarde los protagonistas de la sociedad, formarán a su vez nuevas familias y así sucesivamente.

Una labor tan trascendente no se debe descuidar. Es la tarea más importante para un padre y una madre, y me atrevo a decir que todos los triunfos y aciertos en otros campos tienen una importancia relativa si se descuida el principal.

Dora Mena