Redes Sociales

Las redes sociales son un fenómeno seguido por millones de personas en el mundo entero, y es un hecho que el porcentaje de usuarios que accede a internet y hace uso de las redes sociales, crece de manera acelerada. Los jóvenes sobretodo, pasan muchas horas conectados y es muy frecuente ver como en un grupo de jóvenes reunidos, todos están más pendientes de su celular que de la compañía en sí.

Si bien es cierto que la comunicación e interacción, y la búsqueda de información a través de esta herramienta ha crecido, y sirve mucho para compartir conocimientos e información y tener acceso a intercambiar ideas con personas de todas las partes del mundo, es necesario también tener en cuenta los enormes riesgos y desventajas que se producen.

Los chicos sobretodo están desprotegidos y pueden ser sujeto de: – cyber-acoso (ganarse la amistad de un menor con fines de abuso sexual por parte de un adulto). – cyber bulling (acoso psicológico a través de internet y telefonía móvil). – Uso desmedido y total dependencia de este medio. – Más relación a través de las redes sociales y menos relaciones humanas, perdiendo la perspectiva, pues un aparato no te revela el sentimiento del interlocutor – Publicación de información personal que puede ser usada por delincuentes.

El mal uso de las redes sociales puede dañar fácilmente la inocencia de los niños. Los padres debemos enseñarles a respetar su intimidad y la de los demás, no se puede subir cualquier foto ni divulgar cualquier información, sea esta propia o ajena.

Como en todas las cosas, se requiere mucho discernimiento para hacer uso de las redes sociales. Hay que saber escoger la información, saber qué se mira, qué se comparte, qué vocabulario se usa, etc.

Se ha hecho frecuente el uso de este medio para mantener información o “diálogo” de grupos, perdiendo a veces el sentido común e involucrando a otros en conversaciones o asuntos que son competencia de una o dos personas. En los colegios por ejemplo, en donde es muy interesante la comunicación entre los padres de un mismo grado o curso, es indispensable saber discernir sobre qué información se debe compartir y cuál es privada. Si no se hace, se puede crear grandes problemas de pequeños impases que se vuelven difíciles de solucionar.

Los padres de familia no podemos desentendernos de todo lo que implica estar conectados a las redes sociales y somos los llamados a hacer un uso correcto de este medio y guiar a nuestros hijos.

Dora de Suárez