Conducta Social Positiva

IMG_4220El ser humano ha sido creado para vivir en sociedad, no es un ser solitario. Vivir en sociedad implica necesariamente que la presencia de cada persona incide de algún modo en la vida de los que le rodean y viceversa.

Al igual que muchas cualidades del ser humano requieren formación y practica para su óptima ejecución, es necesario un esfuerzo personal y colectivo para desarrollar la sociabilidad.

Hay una estrecha interrelación entre las personas y lo ideal es que mutuamente nos ayudemos. Sin embargo, muchas veces esta interrelación puede ser negativa; en lugar de procurar el bien del otro, hacemos su vida difícil. Todos tenemos habilidades y carencias y cuando participamos de nuestras habilidades a los otros y aprendemos de las suyas, crecemos y nos hacemos mejores personas. Sucede lo contrario cuando lo que nos interesa es nuestro ego y nada más.

Tenemos la capacidad de tender puentes, de crear lazos de comunicación efectiva. Debemos trabajar y desarrollar esas capacidades promoviendo una conducta social positiva que aporte al bienestar ajeno y por ende al mío propio.

Es innegable que dentro de la diversidad que existe entre cada ser humano, hay conductas o modos de ser del otro que pueden chocar con formas de ser distintas, en cuyo caso resulta difícil la empatía, sin embargo esa diversidad constituye una riqueza inmensa que hay que aprender a valorar, poniendo énfasis en lo que une y no en lo que separa.

Dora Mena de Suárez