Amabilidad

Amabilidad

En semanas anteriores vivimos en el país, especialmente en la sierra, días de mucha violencia, de destrucción, de odio…. Triste y preocupante situación, que se está viviendo también en otros países. Hemos sido un país de paz, pero es evidente que eso ya no es así, estamos completamente vulnerables. Me pregunto qué podemos hacer para que nuestros niños y jóvenes no se dejen llevar por estos sentimientos tan negativos que provocan vandalismo, división, irrespeto…?

La prestigiosa Universidad de Harvard propone cinco consejos para criar un niño con buenos sentimientos.

1.-  Haz de preocuparte por otros tu prioridad.

Inculcamos en nuestros hijos esa preocupación por los demás? O nos enfocamos en que tengan buenas notas y sean alumnos destacados académicamente?

2.-  Facilita que tus hijos practiquen la amabilidad y la gratitud.

Qué importante es aprender a agradecer!  Los niños que tienen todo sin siquiera pedirlo, no saben agradecer, piensan que todas esas cosas son su derecho.  La amabilidad, se debe practicar diariamente. Todos los días hay ocasión de ser amable con otras personas, de ayudar a alguien que necesita, de escuchar, de brindar una sonrisa. Un ambiente amable vuelve agradable la convivencia.

3.-  Enseña a tus hijos a tener perspectiva.

Hay que preocuparse de las personas que tenemos a nuestro lado pero también de los más necesitados. Aprender a ser empáticos, a ponerse en los zapatos de los demás para comprender mejor sus necesidades. La perspectiva amplía el horizonte.

4.-  Sé un ejemplo de moralidad.

Los niños aprenden valores observando cómo actúan las personas que los rodean. Ser un modelo a seguir es “lidiar con nuestros defectos, reconocer nuestros errores, escuchar a nuestros hijos” Los discursos moralistas no sirven si no van acompañados de una actitud coherente.

5.-  Ayúdales a manejar sentimientos negativos o destructivos: ira, envidia, miedo, vergüenza, venganza…

A todos nos afloran sentimientos negativos en algún momento, lo que no podemos hacer es dejar que nos dominen.

Siendo personas que procuran ser amables siempre y enseñando a nuestros hijos a actuar de esa forma aportamos al bienestar de la sociedad.

 

Dora Mena de Suárez